Antecedentes

El 25 de enero de 2009 Bolivia ingresa a un proceso histórico de transformación y de grandes cambios, mediante un Referéndum Constitucional se aprueba la nueva Constitución Política del Estado (CPE), como resultado de una amplia participación de distintos grupos sociales, antes excluidos.

La nueva Carta Magna da paso a muchos cambios y desafíos en el sistema político boliviano y en la sociedad, uno de ellos es la introducción de cuatro niveles de autonomía: Departamentales, Regionales, Municipales e Indígena Originaria Campesina. Cada una de ellas con amplias competencias.